Prodigio Eucarístico

Adoración

Lunes a viernes: 10:00h-12:00h.

"Oh saludable Hostia que abres la Puerta del Cielo: concédenos tu auxilio y danos fortaleza en la lucha contra las tentaciones del enemigo. Al Señor Uno y Trino tributemos gloria eterna, y que Él nos conceda el gozo sin fin en la Patria Celestial. Amén."
Oración de comienzo de la novena del Prodigio Eucarístico de Moraleja de Enmedio.

16 de Julio 2021

85 Aniversario de la Consagración del Prodigio Eucarístico

Adoración

«Te adoro con devoción, Dios escondido, oculto verdaderamente bajo estas apariencias…»

Para pedir favores y gracias por intercesión de este Prodigio tan hermoso

Imágenes

Sagradas Formas de Moraleja de Enmedio.
Madrid. (España)

VíDEOs

Emitido en TeleNoticias de TeleMadrid (2017).

Publicado el 27 de abril de 2020.
Más de 14.000 visitas.

Testimonios

Noticias del Hogar de la Madre.

19/11/19. ¡Una excursión para ver un milagro Eucarístico!
Testimonio de D. Joaquín. Obispo Emérito de la Diócesis de Getafe
Testimonio de D. Ginés. Obispo de la Diócesis de Getafe.

Envíanos un correo si quieres que tu testimonio aparezca aquí.

Puedes pedirnos esta estampa.

Historia de la sagradas formas

El 16 de julio de 1936, Clemente Díaz Arévalo, párroco de Moraleja de Enmedio, actualmente en la diócesis de Getafe,consagró varias formas para dar de comulgar al pueblo en la fiesta del Carmen. Con las que sobraron dio la comunión los días 17 y 18, cuando le obligaron a cerrar el templo.

El 21 de julio, permitiéndole que celebrara un funeral, aprovechó para sacar a escondidas las formas sobrantes. Guardó en un pequeño copón 24 formas por si tenía que dar la comunión a algún enfermo, pero, por los acontecimientos difíciles del comienzo de la Guerra Civil, tuvo que huir del pueblo y dejó encargadas a las Marías de los Sagrarios la custodia de las Sagradas Formas.

El pueblo se decidió a custodiarlas, adorarlas y defenderlas de cualquier sacrilegio y profanación. Desde entonces, permanecen incorruptas hasta hoy.

Las 24 hostias fueron escondidas en un copón primero en casa de Hilaria Sánchez, esposa del secretario municipal, pensando que allí se encontrarían a salvo. Como no era infundado el temor a un registro, días después trasladaron el coponcito a casa de Felipa Rodríguez, que lo escondió en una cueva subterránea de la casa.

Unas dos semanas después se lo llevaron a la bodega de Isabel Zazo, una feligresa perteneciente a las Marías de los Sagrarios,

donde el copón permaneció más de 70 días enterrado a 30 centímetros de profundidad.

A finales de octubre de 1936, las fuerzas republicanas ordenaron evacuar Moraleja de Enmedio y los vecinos obedecieron, no sin antes desenterrar el pequeño copón.

Vieron cómo su estado se iba deteriorando debido a la humedad, y como había que evacuar el pueblo, buscaron otro lugar donde esconderlo: en lo alto de una viga, dentro de un roto que la propia viga tenía, en la bodega de la superficie. Cuando pudieron regresar a sus hogares, el coponcito continuaba donde lo habían escondido, aunque lo encontraron completamente oxidado. Ante el temor de que las sagradas formas hubieran sufrido algún daño lo abrieron y vieron cómo las 24 formas originales estaban en perfecto estado de conservación. Las formas fueron trasladadas a otro lugar de la casa y quedaron vigiladas por las mujeres del pueblo.

Quince días más tarde llegaron a Moraleja dos sacerdotes, capellanes castrenses de un tercio de requetés, quienes, informados de la existencia de este prodigio, llevaron las formas en procesión desde la casa hasta la escuela. Celebraron la Eucaristía y comulgaron con dos de ellas comprobando que su sabor seguía siendo bueno cuatro meses después de su consagración.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies